Música ambiental para su lectura

 

LA GOTA DE LLUVIA

Género fantasía

 

No recordaba en ese momento cómo había comenzado su existencia, tampoco tenía la sospecha de que nunca lo sabría, pero poco le importaba. Todo a su alrededor era luz. Sobre su cabeza reinaba un techo de estrellas de infinitos colores que titilaban en una danza de increíble belleza. Los cálidos rayos de sol se reflejaban en su interior convirtiéndola en una pequeña luciérnaga que rápidamente cobraba vida. Las tonalidades azules del cielo se mezclaban con la pureza de aquellas nubes que imitaban un oleaje sereno, calmo, un mar de algodones que se perdía en el distante horizonte. Haces de luz se desprendían de la superficie, provenientes de sus profundidades. Se observó a sí misma, maravillándose por su cálida y perfecta forma, sonrió al ver reflejado en su cuerpo las estrellas, y sentir que crecía rápidamente. Fue en ese instante cuando alzó su mirada para ver una estrella fugaz cruzar el cielo y perderse entre las estrellas. Fue ahí, en ese preciso momento, cuando todo comenzó.

Sin advertirlo, su cuerpo se hundió en aquellos blancos algodones y sus ojos observaron perplejos aquel cielo que se volvía cada vez más distante, más ajeno. Una fina cortina blanca la envolvió por completo y sintió en todo su cuerpo una extraña fuerza que la arrastraba hacia abajo. ¿Qué sucedía? ¿Hacia dónde estaría yendo? Giró en todas direcciones para orientarse, hasta recobrar el equilibrio. Con increíble velocidad cruzaba las incontables capas de pulcras cortinas blancas, casi imperceptibles, atravesándolas como si no existiesen en su camino. Una brisa fría recorría su cuerpo al tiempo que veía a su alrededor cómo miles como ella cobraban vida, una tras otra, inmóviles, creciendo, esperando. El resplandor de una luz enceguecedora pasó prácticamente rozando su cabeza, y pudo sentir el inmenso calor, justo antes que un sonido estruendoso hiciera vibrar todo su ser. La tan preciada calma que en un comienzo había reinado se esfumaba con el pasar de los segundos, y poco a poco empezaba a sentir la incertidumbre de su futuro cercano y el miedo de lo desconocido.

A medida que pasaba el tiempo iba ganando velocidad y a su alrededor el mundo transcurría tan rápidamente que apenas podía distinguir lo que sucedía. Los relámpagos surcaban el aire como saetas sin dirección. Cuando, de pronto, se sumergió en la nada. Alzó sus ojos transparentes y observó la cortina blanca alejarse con rapidez sobre su cabeza. Un inmenso telón de tonalidades grisáceas cubría toda la extensión del cielo con su superficie alborotada como un mar en medio de la tormenta. Por un instante se sintió aliviada por el hecho de haber dejado atrás aquel lugar, pero sus pensamientos fueron rápidamente eclipsados por lo que le deparaba bajo sus pies.

Acercándose con una velocidad increíble, alcanzó a ver la ciudad. Un laberinto infinito de cemento surcado por innumerables luces de colores. De pronto podía comprenderlo todo, y sus pensamientos cobraban vida. Todo ahora era muy claro, y comenzaba a comprender la razón de su existencia, de su ser. Una leve sonrisa se dibujó en su rostro, reflejando la inmensidad de la gran ciudad que se extendía bajo sus pies. A medida que se acercaba irremediablemente, observó los detalles que ante sus ojos se dejaban ver. Miles de personas, cada una con sus propias historias, sus propios sueños y miedos, sus más profundos y privados pensamientos, deambulaban por las calles con rumbo incierto. Un deseo por conocer la vida de cada uno de ellos invadió su ser. ¿Qué pensarían? ¿Qué estarían buscando? ¿Sentirían amor? ¿Acaso odio? Reparó en una de ellas, que se detuvo por un instante, alzando su rostro al cielo y extendiendo la palma de su mano hacia él. ¿Acaso la había visto? Gritó con todas sus fuerzas, pero fue en vano. Aquella persona continuó su rápida marcha hasta perderse entre la multitud. Por un instante hubiera jurado que la había visto.

El vuelo rasante de un pájaro casi la hace perder el rumbo. Muy a lo lejos, en el distante horizonte, observaba los últimos rayos de sol ocultarse, uno de ellos la atravesó por completo, pero no sentía el más mínimo dolor. La sorpresa fue cuando giró su cabeza, y pudo ver un abanico de colores desprenderse de su ser. ¿Acaso es eso de lo que estaba hecha? La hermosura de aquellos rayos de colores que se desprendían de su cuerpo era incomparable. Se sintió orgullosa de generar ese increíble espectáculo, pero a la vez con cierta tristeza por ser la única en verlo. Deseaba con todo su ser mostrárselo a todos, pero sabía que era imposible. Poco duró ese momento, y el último rayo de luz se perdió en el horizonte, dando paso a la oscuridad de la noche.

Desde donde se encontraba, y sin poder evitar su inevitable caída, podía ahora observar con más detalle las escenas que bajo sus pies se mostraban. Ahora eran muchos los que se detenían un instante para alzar sus ojos, pero había advertido que no era por su pronta llegada, sino por lo que la seguía. Alzó su ojos para ver la inmensidad del cielo gris. Un fugaz relámpago dibujó la silueta de millones de seres que, al igual que ella, comenzaban el descenso. Fue en ese instante cuando comprendió que era la primera, y agradeció por tener ese privilegio entre tantas como ella.

A medida que se acercaba su fin y sin poder evitarlo, comenzaba a pensar e imaginar miles de situaciones. ¿Dónde iría a caer? ¿Acaso su destino sería digno? ¿Saciaría la sed de alguien? ¿Daría vida a una semilla o provocaría que una planta florezca? Cientos de pensamientos cruzaban su mente a medida que se acercaba a su incierto final. Cerró los ojos para sentir la brisa en su rostro. Ya casi no recordaba aquel valle de algodones bajo el cielo estrellado, donde había nacido. Sonrió al recordar el arcoiris que nació de su ser para perderse en el viento. Se sintió digna y única al verse primera ante tantos otros y agradeció a Dios aquel maravilloso momento.

Los sonidos de la ciudad comenzaron a oírse, uno tras otro. Podía sentir el bullicio de las personas en el tránsito de aquel atardecer en la ciudad. Las bocinas de los vehículos sonar y sonar, en su intento en vano por avanzar. Ya nadie alzaba la vista para verla llegar, todos estaban sumergidos en sus pensamientos, ocupados en abrirse paso rápidamente, sin prestar atención a su alrededor. Observó los rostros cansados, preocupados, tristes, pero también los había alegres y llenos de vida. Al verlos, comprendió la naturaleza de su existencia y todo comenzaba a cobrar sentido. Una repentina e inesperada ansiedad por llegar se apoderó de su cuerpo. La curiosidad por conocer su destino opacaba cualquier pensamiento.

A medida que se acercaba a su fin, pudo ver los ventanales de un gran edificio cruzar rápidamente a su lado. En su interior, podía observar muchas otras personas sumergidas en sus tareas diarias, ajenas por completo a lo que ocurría en el exterior. El sonido de un trueno la hizo vibrar, para ella era una advertencia de lo alto que estaba por llegar. Su corazón comenzaba a latir cada vez más rápidamente. Una extraña mezcla de ansiedad y gozo la invadía mientras veía el suelo acercarse cada vez más. En ese momento comprendió cuán corta había sido su vida, pero también cuántos recuerdos, sentimientos y vivencias hermosas había vivido. Alzó sus ojos una última vez, cerró sus ojos y sonrió.

Una fuerte sacudida la despertó. Se sorprendió al sentir que ya no estaba cayendo. En ese momento se deslizaba por una suave y tibia superficie. No pasó mucho tiempo hasta que descubrió que se trataba del rostro de una hermosa joven que se encontraba sentada en el banco de una plaza. A medida que se deslizaba por su rostro, notó que estaba llorando. Sin poder evitarlo, se deslizó lentamente desde su frente por sobre su nariz hasta llegar a la punta de ésta. Sorprendida, la gota de lluvia observó los ojos de la joven quien, al verla, dibujó una sonrisa en su rostro. La gota alzó sus ojos en el momento que todas las demás comenzaban a caer sobre el rostro de la joven, quien ahora mostraba una hermosa sonrisa. Se dejó deslizar hasta caer en su sonrisa y en ese momento se sintió feliz de haber sido la primer gota de lluvia.

 

¿Qué te pareció el relato?

Facebook
Twitter
Instagram

Suscribite a mi Lista de correo

Y recibí en tu dirección de email todos los nuevos relatos. ¡Sólo te toma un minuto!

icon2

© 2018 Todos los derechos reservados. Diseño web por Impakto

error: El contenido tiene derechos de autor.